LIBROS CON MENSAJE

  

ANTIOXIDANTES EL SECRETO DE LA ETERNA JUVENTUD

 

Por Nieves López Cillanueva

Desde hace más de 20 años se conoce el efecto negativo de los radicales libres que son sustancias químicas muy inestables y reactivas derivados de la oxidación y que traen como consecuencia el envejecimiento prematuro y la aparición de enfermedades como el cáncer, cataratas, enfisema, artritis o Parkinson.
Los ANTIOXIDANTES son sustancias que neutralizan estos radicales libres para evitar los efectos dañinos de los mismos. El organismo tiene una serie de enzimas naturales que actúan como antioxidantes pero cuyos niveles van declinando con la edad. Esa es la razón por la que debemos estimular dichas defensas naturales para palear los efectos negativos de los radicales libres. Los antioxidantes se destruyen pero no importa, siempre se pueden tomar mas suplementos, en cambio, protegen algo infinitamente mas importante: nuestras células: células neuronales, de la retina, del tejido arterial, etc. Todas ellas células que una vez destruidas son realmente difíciles, por no decir imposible de recuperar.

Enfermedades que los antioxidantes pueden ayudar,
prevenir o retrasar su progresión

ALZHEIMER

ARTRITIS

CANCER

CATARATAS

DIABETES

ENFERMEDAD CARDIACA

HEPATITIS

ALTERACIONES DEL SISTEMA INMUNITARIO

PROBLEMAS INFLAMATORIOS

DEGENERACIÓN MUSCULAR

PARKINSON

 

Hay varios tipos de antioxidantes: los ARRASTRADORES DE DESECHOS SOLUBLES EN AGUA (Glutation, vitamina C), los ARRASTRADORES SOLUBLES EN GRASA (vitamina E y beta caroteno) y ARRASTRADORES UNIDOS A MOLÉCULAS GRANDES LLAMADOS POLÍMEROS. Estas sustancias ofrecen a los radicales libres algo con que reaccionar en lugar de los tejidos corporales. El Selenio es otro antioxidante fundamental porque apoya a una enzima que liquida a los radicales libres. Una combinación adecuada de antioxidantes es muy importante y debe incluir todos los tipos mencionados ya que la oxidación y la formación de radicales puede producirse tanto en los compartimentos ocupados por fluidos basados en agua como en los tejidos grasos. Los antioxidantes ofrecen protección contra la actividad también de peróxidos, tensiones de la vida (estrés) y entrenamiento de alta intensidad por reducir el daño muscular.

El papel más importante sin duda que juegan los antioxidantes es su capacidad de prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares, una de las principales causas de muerte en los países desarrollados. Fundamentalmente, esto lo consiguen evitando la oxidación del colesterol. Solamente cuando el colesterol se ha oxidado, es capaz de realizar el daño a nivel de arterias y comenzar su progresiva marcha hacia la enfermedad cardiovascular.

La cantidad de vitamina E (uno de los principales nutrientes antioxidantes) necesaria para prevenir la oxidación del colesterol no aparece en forma suficiente en la dieta diaria. Debemos tomar un mínimo de 400 UI de vitamina E al día para evitar el daño que produce el colesterol a nivel de las arterias y nuestra dieta aporta solamente entre 8-11 UI al día. La vitamina E no solamente previene la enfermedad cardiovascular sino que también revierte su progresión. Hay numerosos estudios que confirman el hecho de que aquellas zonas donde los niveles de vitamina E en plasma son bajos (área urbana de la India, por ejemplo) hay un mayor índice de mortandad por enfermedad isquémica coronaria en comparación con aquellas otras (países europeos por ejemplo), donde los niveles de vitamina E en el organismo son en general mas altos.

El SELENIO es un mineral traza con remarcado poder protector. Un estudio reciente en el que se analizaron 1.312 personas a las que se les administró 200 mcg de selenio al día durante 10 años, mostraron que este suplemento por sí mismo pudo disminuir el número de casos de cáncer en un 50%. Lo mas significativo de este estudio es el hecho de que no había ningún caso de deficiencia de selenio en toda la población en el inicio del ensayo.

Vamos a ir analizando los tipos de antioxidantes mas importantes y sus beneficios:

BETA CAROTENO:
Es un pigmento amarillo-naranja que se encuentra en frutas frescas y vegetales que tienen esa coloración y en las hojas verdes. La vitamina A no es en sí misma un antioxidante. Los efectos antioxidantes están en la conversión del beta caroteno en vitamina A. Se ha observado que en fumadores disminuye mucho por lo que deben aumentar el consumo del mismo. Los efectos son: disminución de los efectos del colesterol sobre las arterias que conducen a infartos y ataques cardiacos, protección frente al cáncer y mantenimiento de la integridad del tejido pulmonar, que es rico en oxígeno.

VITAMINA C:
Es un potente antioxidante que se absorbe con facilidad en el aparato digestivo. Soluble en agua, por lo que no puede almacenarse en el organismo. Parece que realiza su acción antioxidante por regeneración de la vitamina E. Se ha observado que el organismo utiliza mayor cantidad de vitamina C durante los momentos de mayor estrés, exposición a la contaminación o humo de cigarrillos, fiebre o infección.

COENZIMA Q10:
La Coenzima Q10 es una sustancia liposoluble que se encuentra en todas las células del organismo y que actúa de forma similar a una vitamina; mas concretamente, tiene funciones muy similares a la vitamina E; aunque el organismo es capaz de sintetizar coenzima Q10 por sí mismo y además podemos obtenerla de la dieta, muchos investigadores opinan que no disponemos de suficiente cantidad. Protector de arterias y de todas las células en general, este antioxidante previene la oxidación del colesterol y las grasas (evitando la formación de lipofucsina, pigmento responsable de las manchas en la piel); estimula el sistema inmunológico y vigoriza el sistema cardiovascular. Normaliza la presión arterial y es muy útil en el tratamiento de enfermedades cardiacas. Se utiliza en el tratamiento de alteraciones de las encías. Está involucrado en la producción de energía en la célula, ayudando a mantener la elasticidad de los tejidos y aumentando la longevidad (a medida que envejecemos los niveles de CoQ10 en el organismo disminuye). Parece ser la clave de muchas enfermedades degenerativas y sus alteraciones correspondientes.

LICOPENOS:
Pigmento que se encuentra en tomates, melocotones, uvas negras, sandías y otros vegetales que tiene poder anticancerígeno y protector arterial.

ACETIL-CARNITINA:
Potente antioxidante que retarda el proceso de envejecimiento, a la vez que incrementa los niveles de GLUTATION. Evita la formación del pigmento lipofucsina y mejora el riego cerebral.

TAURINA:
Aminoácido con importantes propiedades antioxidantes que a su vez tiene efectos imitadores de la insulina, estimula el crecimiento celular y regula la presión arterial a la vez que fortalece el músculo cardiaco.

N-ACETIL-CISTEINA:
Incrementa los niveles de Glutation además de proteger y estimular la función del hígado.

ZINC:
Es un poderoso antioxidante que interviene en la curación de las lesiones en los atletas, ya que es esencial para la reparación y crecimiento de tejidos. Favorece el desarrollo inmunológico. Se encuentra en las ostras y carnes rojas, y los carbohidratos ricos en fibra pueden reducir su absorción. No debe tomarse en exceso ya que puede provocar toxicidad.

ÁCIDO LINOLEICO CONJUGADO:
Potente antioxidante con efectos anticancerígenos. Se encuentra en carne procedente de ganado vacuno.

ÁCIDO LIPOICO:
El ácido lipoico es un antioxidante que se sintetiza naturalmente en el organismo y que se encuentra en algunos alimentos como las patatas y la carne roja. A pesar de que es una sustancia muy poco conocida, se han hecho ya numerosos estudios en los últimos años que han demostrado las propiedades únicas del ácido alfa-lipoico. Se le considera como el único antioxidante soluble a la vez en agua y en grasa. Por ello, atraviesa fácilmente las membranas celulares, protegiendo a la célula de los radicales libres dentro y fuera de ella. En el interior de la célula (donde se encuentran el material genético y otros componentes celulares), el ácido lipoico se convierte en ácido dihidrolipoico (DHLA), que tiene aun mayor efecto antioxidante. Nosotros provocamos la producción de radicales libres cada día, a través del humo del tabaco, el humo de los coches, las radiaciones, la polución, los agentes químicos en el agua que bebemos y en el aire que respiramos, el alcohol que ingerimos y la exposición al sol. Nuestro organismo sintetiza continuamente radicales libres de forma natural al respirar o a través del metabolismo. Creamos radicales libres al convertir los alimentos en energía. Dichos radicales libres dañan nuestros capilares y nervios, dañan las proteínas provocando cataratas en los ojos; dañan la elastina y el colágeno lo cual está asociado claramente con el proceso de envejecimiento. Los radicales libres son la principal causa de las complicaciones que se asocian a la diabetes. Dañan tejidos inflamados en enfermedades como artritis o asma. Por suerte disponemos de antioxidantes que neutralizan a estos radicales, previniendo al organismo de estas alteraciones. El ácido alfa lipoico ha sido utilizado en Europa durante años para tratar y prevenir la complicaciones asociadas con la diabetes incluyendo neuropatía, degeneración de la mácula y cataratas. Estos y otros problemas están relacionados con una disminución de los niveles de ácido lipoico en el organismo. Muy efectivo imitador de la insulina, el ácido lipoico también es agente anabólico natural. Además, incrementa los niveles internos de Glutation.

Por último, podemos remarcar que el ácido lipoico está comenzando a dar prometedores resultados por su habilidad de inhibir la replicación del HIV y otros virus; por proteger al colesterol LDL de la oxidación (lo que ya hemos mencionado que está asociado con las enfermedades cardiovasculares), por proteger al hígado del daño producido por el alcohol y otras toxinas y por prevenir frente al daño por radiaciones.

Debido a que la dieta no nos aporta suficiente cantidad de ácido lipoico como para obtener la protección antes mencionada, es muy recomendable tomar suplementos en cantidades entre 100-200 mg diarios. Las dosis terapeuticas deben de ser mas altas, (600 mg al día).

SELENIO:
El Selenio es un mineral traza con un potente efecto protector.
La deficiencia de este mineral puede aumentar el riesgo de padecer diversos tipos de cáncer. Es un mineral antioxidante que inhibe los efectos perniciosos del oxígeno, asociado con el desarrollo de las células cancerosas. Trabaja con la vitamina E para destruir peróxidos.
El Selenio evita las enfermedades cardiovasculares, en especial el infarto y la apoplejía. También se asocia para proporcionar una larga juventud, aumentando la elasticidad de la piel. Se emplea para tratar diversas formas de artritis. Ejerce un efecto sobre el crecimiento. Apoya a las enzimas que ayudan a eliminar los radicales libres. Si se toma en dosis superiores a 500 mg es muy tóxico y el exceso puede causar cirrosis hepática. Se obtiene del marisco, guisantes, lentejas, judías, cereales integrales, vísceras, productos lácteos, verduras.

L-GLUTATION:
Esencial para realizar numerosas funciones celulares, es un tripéptido formado por tres aminoácidos no esenciales: L-cistina, Ácido glutámico y L-glicina. Su función es la de expulsar del organismo a los radicales libres formados por el peróxido. Se utiliza para desintoxicación del hígado y prevención del cáncer. Sin Glutation el organismo no es capaz de eliminar las sustancias metabólicas de deshecho y las sustancias tóxicas (metales pesados, venenos). Esto traería como consecuencia, desordenes articulares, enfermedades cardiacas, cáncer, problemas endocrinos, inmunológicos y nerviosos. También neutraliza los radicales libres procedentes del tabaco, alcohol, mercurio, contaminación ambiental, aditivos alimentarios, pesticidas o rayos ultravioletas. Las personas sanas que se encuentran bajo situaciones de estrés, también entran en un balance destructivo en el que aumentan las posibilidades de enfermarse, contagiarse de una infección por disminuir las defensas naturales; en estos casos se aumentan la síntesis de radicales libres que hay que eliminar; el Glutation realizará el trabajo, para ello necesitamos que se encuentre en cantidades óptimas.

Una forma de conseguir niveles óptimos de Glutation es mediante la ingesta de un complejo de aminoácidos. Hay cofactores que ayudan al Glutation a realizar sus funciones y son: el ácido alfa lipoico, riboflavina (vitamina B2), selenio y zinc.

EXTRACTO DE PEPITA DE UVA:
Recientes investigaciones han demostrado que el extracto de pepita de uva ofrece una protección antioxidante similar al de la vitamina C y E, sobretodo frente al daño y muerte celular causado por la exposición al tabaco. El principio activo obtenido de la pepita de uva es la Activina, la cual protege contra el daño celular causado por la peroxidación y por la fragmentación del DNA que resulta como consecuencia de la exposición al tabaco.

TÉ VERDE (Camellia sinensis):
El hecho de que el te verde mejora la salud en general no resulta una sorpresa para los habitantes de China y Japón que llevan tomándolo durante siglos. Ya en el año 1.211, el monje Eisai escribió un libro hablando de los beneficios del té verde, en que decía: "el té es una medicina milagrosa para el mantenimiento de la salud. El té tiene un extraordinario poder para prolongar la vida".

La curiosidad sobre los efectos del té verde apareció en los años 70. Los investigadores japoneses se dieron cuenta de que en un área central de Japón donde crecía y se consumía grandes cantidades de té verde, había un ratio mínimo de defunciones por cáncer de estómago que la población que vivía en cualquier otro lugar de Japón. A medida que iban estudiando las causas, se empezaron a dar cuenta de que no solamente había pocos casos de este tipo de cáncer, sino que todos los tipos de cáncer eran significativamente menores. La única diferencia que se encontró entre esta población y el resto de Japón era el hecho de que bebían una gran cantidad de té verde.

Los métodos actuales de manipulación del té, no solamente alteran su sabor, su aroma y su calidad, sino que, además, modifican la forma en que el té puede afectar a nuestra salud. La razón es que las hojas del té verde no fermentadas, contienen una cantidad mucho mayor de un grupo de potentes promotores de la salud llamados POLIFENOLES, los cuales se pierden en el proceso de fermentación. Los polifenoles son compuestos químicos naturales que aparecen de forma natural en ciertas frutas, vegetales, patatas, ajo, etc.
Hay un subgrupo dentro de los polifenoles que son las CATEQUINAS y que tienen un potente poder para combatir enfermedades como el cáncer y son importantes antioxidantes. Las catequinas aparecen en el vino, en las hojas del Ginkgo biloba y en la corteza del pino pero es en las hojas de té verde donde aparecen en mayor cantidad.

PICNOGENOLES:
Se obtienen a partir del extracto de la corteza del Pinus maritima. El picnogenol contiene una combinación de flavonoides que aparecen de forma natural y en pequeñas cantidades en algunas frutas y verduras. El problema es que, con los procesos de recolección, cocinado y congelación éstas pierden su potencia. El picnogenol contiene aproximadamente 40 ingredientes naturales, incluyendo proantocianidinas, ácidos orgánicos, glucósidos y ésteres de glucosa. Es un antioxidante muy potente que protege frente a los radicales libres, con una efectividad similar a la vitamina C y E, teniendo la capacidad adicional de trabajar sinérgicamente con otros nutrientes para mejorar la salud general del organismo. Se utiliza para prevenir las enfermedades cardiacas y para evitar las arrugas en la piel. La dosis recomendada es de 1,5 mg por cada 500 gramos de peso corporal. Es decir, una persona de 75 Kg debe tomar dosis entre 150-225 mg durante los primeros 7-10 días y luego disminuir la dosis a la mitad como mantenimiento.

VITAMINA E:
Se considera uno de los antioxidantes más potentes que nos defiende frente al cáncer y las enfermedades cardiacas. Disminuye la producción de tromboxane, que es una sustancia que hace que las plaquetas se coagulen y formen coágulos sanguíneos y aumenta la producción de prostaciclinas que ayudan a licuar la sangre e impiden que las plaquetas se hagan demasiado activas y formen coágulos. Cuanta mayor actividad haya de plaquetas, más grande es el riesgo de enfermedad cardíaca. La vitamina E reduce los niveles de glucosa en personas normales y en diabéticos. En la artritis, dosis diarias de hasta 1.200 mg de vitamina suelen aliviar el dolor, la hinchazón y la rigidez mañanera. Disminuye el riesgo de formación de cataratas. Fortalece la función inmunológica, ayudando a prevenir enfermedades infecciosas.
En atletas, protege frente a lesiones y aparición de agujetas. Previene la aparición de cáncer de piel inducido por el sol. Dosis elevadas de vitamina E retrasa o detiene la pérdida de células cerebrales en la enfermedad del Parkinson. Debemos tomar un mínimo de 400 UI de vitamina E al día. Las fuentes naturales de vitamina E incluyen aceite, nueces, germen de trigo, hojas de vegetales verdes; aunque por supuesto, estas fuentes no son suficientes para obtener las 400 UI recomendadas.

Después de haber leído todo este artículo, creo que está de más decir que el hecho de no incorporar antioxidantes a nuestra vida es absurdo. Los antioxidantes son una póliza natural contra las enfermedades degenerativas y el envejecimiento. Es la forma mas natural de vivir saludablemente, mas años... y mejor.

*Nota: Este artículo ha sido publicado en la revista Sport Nutrition nº1.

 

EDICIONES CON MENSAJE    edicionesconmensaje@hotmail.com
UA-25381047-1